China Celebra Aniversario Tibetano Con Desfile Militar

Características de la retórica anti-Dalai Lama en la Asamblea Nacional

Human Rights Watch

Por Sophie Richardson

20 de marzo de 2019

Cada año, el 10 de marzo, tibetanos y simpatizantes en todo el mundo conmemoran el aniversario del levantamiento de Lhasa en 1959. Ese fue el momento en que la ira popular contra ocho años de control chino se convirtió en protesta, lo que provocó la imposición sangrienta del dominio directo por parte del Partido Comunista Chino y la huida del Dalai Lama al exilio. Para el 60 aniversario de este año, la comunidad de exiliados en India organizó manifestaciones especialmente grandes, al igual que las comunidades de la diáspora que se extendían desde Australia, las Américas y Europa hasta Tokio y Taipei.

En China, las autoridades respondieron, como lo han hecho durante años, cerrando el Tíbet a los turistas extranjeros para el mes “sensible” de marzo y pidiendo una mayor seguridad, en una región que ya estaba muy vigilada. Los líderes provinciales exhortaron a sus fuerzas de seguridad bien equipadas a “tomar medidas severas contra la amenaza de la destrucción separatista” a través del “control preventivo”, a pesar del historial de protestas pacíficas en el Tíbet. Como ha sido evidente en el pasado, el liderazgo central en Beijing presumiblemente ordenó a las fuerzas de seguridad que eviten cualquier incidente visible de disidencia.

Para llevar el mensaje a casa, las autoridades organizaron mítines masivos en Lhasa y otras ciudades provinciales el 7 de marzo. En Lhasa, miles de policías armados y otras fuerzas de seguridad de toda la región se reunieron para “prometer” lealtad al Partido y su objetivo político “completa estabilidad a largo plazo”. En su discurso, el jefe del Comando de Mantenimiento de Estabilidad de la Región Autónoma del Tíbet (TAR, por sus siglas en inglés), Ding Yexen, los llamó a “intimidar y aterrorizar a las fuerzas hostiles y a las fuerzas separatistas, sin darles ningún lugar donde esconderse”. Esto fue seguido de un desfile de vehículos blindados y equipos militares a través de una ciudad que no ha visto oposición armada al Estado desde que los últimos miembros del ejército nacional disuelto del Tíbet fueron detenidos y encarcelados hace 60 años.

Mientras tanto, el secretario del Partido Comunista, Wu Yingjie, y otros funcionarios de la TAR que asistieron al Congreso Nacional del Pueblo, la reunión legislativa anual del país en Beijing,  insistieron en que los tibetanos “aman al Partido Comunista (por “liberar” y “desarrollar” a su país) más que al Dalai Lama”. Una nueva serie de editoriales en el periódico insignia del Partido, el Tibet Daily, que denuncia al líder tibetano en el exilio como un “reaccionario” y un “lacayo de fuerzas extranjeras hostiles” sugiere que el Partido sigue preocupado por su influencia.

A pesar del comando de una fuerza abrumadora, China parece estar luchando por el control de la historia del Tíbet 60 años después.-

Foto: Desfile militar chino frente al Potala, 10 de marzo de 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas