China Criticada Por Prohibir Que Los Niños Tibetanos Aprendan Su Propio Idioma

Tibetan Review

1º de febrero de 2019

¿Qué hay de malo en que los niños tibetanos aprendan su propio idioma a través de monjes en monasterios, en clases gratuitas durante las vacaciones escolares? Bueno, equivale a una “infiltración ideológica entre los jóvenes” y es “peligrosa” y “dañina”, según el gobierno chino, que la ha prohibido, dijo Human Rights Watch, con sede en Nueva York, en un nuevo informe el 30 de enero.

El idioma tibetano se usa cada vez menos en muchas escuelas administradas por el gobierno y las clases informales impartidas por monjes durante las vacaciones escolares se han vuelto populares en las áreas tibetanas, particularmente para enseñar el idioma tibetano, según el informe.

El informe dice que la prohibición se publicó en el condado de Nangchen (chino: Nangqian) de la provincia de Qinghai en diciembre de 2018 y se tituló como “Aviso urgente sobre la detención de clases de estudio ilegales en monasterios”. Se dice que hace un llamado a los funcionarios locales y los cuadros del Partido Comunista Chino responsables de administrar los monasterios para que “entiendan la naturaleza dañina de los monasterios que manejan escuelas abiertas”, y que eviten que lo hagan.

El grupo de derechos humanos ha criticado la acción del gobierno chino. “La prohibición oficial de las clases informales tibetanas impartidas por monjes viola una larga lista de derechos básicos, desde la educación hasta la vida cultural”, dijo Sophie Richardson, directora del grupo en China. “Evitar que los niños tibetanos entren en contacto con monjes y monasterios solo alimentará los temores tibetanos de que China apunte cada vez más a restringir la cultura y la religión tibetanas”.

El grupo dijo que la prohibición de Nangchen, de la que había obtenido una copia, se ajustaba a informes anteriores sobre prohibiciones similares en áreas tibetanas. Agregó que el lenguaje utilizado en la orden de prohibición sugería que los funcionarios intentaran evitar que los escolares tuvieran contacto con los monjes, incluso para actividades no religiosas, como clases en lengua tibetana, al tiempo que intentaban restringir las actividades religiosas de los niños.

Tales restricciones religiosas se vieron anteriormente aplicadas a las escuelas en la Región Autónoma del Tíbet (TAR, por sus siglas en inglés).

El informe señaló que la prohibición a los niños tibetanos de actividades religiosas fue el primer documento conocido emitido directamente por el Departamento de Trabajo del Frente Unido del Partido Comunista, que supervisa la política relativa a las minorías. Dijo que las prohibiciones de niños que asistían a actividades religiosas habían sido emitidas por escuelas individuales o por la oficina de educación local.

Un aviso a los padres de la Escuela Primaria Jebumgang en Lhasa, con fecha 27 de mayo de 2017, indicó que se los había instruido para que no permitieran a sus hijos “participar en ninguna actividad supersticiosa o religiosa” durante el cuarto mes sagrado del calendario tibetano, cuando muchos tibetanos visitan los monasterios o realizan rituales religiosos. También se informó que el aviso ordenó a los padres que “entiendan que tienen la responsabilidad de no participar en [tales actividades]”.

El informe también decía que un aviso escolar, emitido el 14 de mayo de 2018 por un jardín de infantes en la ciudad de Chamdo en la TAR, advirtió a los padres: “si sus hijos faltan algún día a la escuela y luego se descubre que fueron llevados en secreto a un monasterio o en el festival religioso, su familia será reportada directamente a la oficina de educación de la ciudad”.

Y un aviso emitido por una escuela secundaria superior en Lhasa, con fecha 23 de agosto de 2018,  indicó que se había requerido que los padres firmaran un “acuerdo de responsabilidad” obligatorio que declara que “se debe impedir que los estudiantes asistan a varias actividades religiosas” durante las vacaciones escolares.

Del mismo modo, se informó que una copia de la tarjeta de puntuación del examen impreso de un alumno tibetano de una escuela en el municipio de Lhoka (Shannan) les dice a los padres que “durante las vacaciones de invierno, sus hijos no pueden participar en ningún tipo de clases extra de matrícula o actividad religiosa”.

El informe señaló que China estaba implementando tales restricciones a pesar de haber ratificado las convenciones internacionales que garantizan el derecho de sus ciudadanos a la libertad de creencias religiosas y que estos derechos estaban específicamente consagrados en su propia constitución. También se observó que el gobierno chino había prometido legalmente no negar a los niños que pertenecen a una minoría étnica, religiosa o lingüística el derecho a disfrutar de su cultura, a profesar y practicar su religión, y a usar su propio idioma.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas