China Revisa Los Hogares Tibetanos Para Asegurarse De Que Muestren Retratos De Los Líderes Del Partido

Tibetan Review

25 de abril de 2020

Con su credibilidad e incluso legitimidad severamente desafiada por su incapacidad para detener la pandemia global de Covid-19, el partido del Estado chino está tomando medidas severas contra los críticos del país y fortaleciendo la represión contra otros bajo su control, en nombre de la seguridad y la unidad nacional. Con el fin de forzar una mayor muestra de lealtad, las autoridades locales chinas han distribuido retratos de sus principales líderes del partido a las familias tibetanas en el condado de Dzoege (chino: Ruo’ergai) de la prefectura de Ngaba (Aba) en lo que ahora es parte de la provincia de Sichuan, y posiblemente en otros lugares, con el fin de exhibirlos en un lugar destacado de sus hogares.

Anteriormente, esta política solo era obligatoria para las familias tibetanas que dependían del apoyo estatal bajo el programa de alivio de la pobreza. La política se ha extendido a la comunidad en general desde principios de año, dijo el grupo Free Tibet, con sede en Londres, el 22 de abril.

En campañas anteriores, se exigió a las familias tibetanas, monasterios y otros que exhibieran imágenes de los principales líderes del partido chino, así como la bandera roja del partido. Debido a restricciones especialmente severas en las redes de comunicación y la libertad de las personas en las regiones pobladas tibetanas de la República Popular China, solo llega al mundo exterior información esporádica sobre tales medidas represivas.

El grupo citó fuentes de su grupo de investigación Tibet Watch al expresar que las autoridades en Dzoege habían declarado que la gente debería «recordar la gratitud al partido y en el espíritu de seguir al partido, todos los hogares, monasterios, escuelas y oficinas deben mostrar los retratos de los líderes del partido».

El grupo dijo que los aldeanos de Tíbet habían sido convocados para reunirse y se les distribuyeron imágenes de los líderes del partido para que los colgaran en sus paredes o altares. Además, también se distribuyeron imágenes para colgar en escuelas, monasterios y oficinas.

Se indicó que las autoridades estaban inspeccionando cada hogar para verificar si esta orden se había llevado a cabo o no.

En Dzoege, se dijo que las imágenes enmarcadas eran del presidente Xi Jinping, con un total de 14.000 distribuidas en todo el condado. –

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *