El Dalai Lama, Dilema de China

 

 

Por Thupten Samphel

23 de julio de 2018

 

En su búsqueda del sueño chino y el rejuvenecimiento de la nación china, el presidente Xi Jinping ha endurecido implacablemente la disciplina del Partido y su control sobre la sociedad. Lanzó la iniciativa Belt and Road (BRI), un proyecto para mejorar enormemente la conectividad terrestre y marítima entre África, Medio Oriente y Europa mediante la construcción de carreteras, aeropuertos, ferrocarriles y puertos para facilitar el comercio entre continentes. Se espera que las inversiones chinas en 64 países faciliten el flujo de bienes, minerales, gas y alimentos a China para mantener su economía doméstica y fortalecer su proyección de poder hacia el exterior.

 

Bajo Xi, China ha afirmado sus reclamos de soberanía sobre el Mar del Sur de China no solo a través de palabras, sino mediante acciones concretas. Está construyendo islas artificiales, que están siendo armadas.

 

La China de Xi hace otro reclamo de soberanía sobre el ciberespacio. Está teniendo éxito en un grado sorprendente. La información que sale de China y está permitida en el país es monitoreada y controlada por el Partido Comunista Chino. Otros regímenes autoritarios están siguiendo su ejemplo.

 

China está haciendo otro reclamo de soberanía. Esta vez es sobre el espacio espiritual del Tíbet. Si el Partido  tendrá éxito o no es otro asunto, pero su determinación de hacerlo es clara a partir de una serie de proyectos y directivas políticas.

 

En 2007, el Partido emitió una directiva “las medidas de gestión para la reencarnación de los Budas vivientes en el budismo tibetano”. También conocida como orden número cinco. Los lamas tibetanos que reencarnan deben presentar una “solicitud de reencarnación” al Partido para que su reencarnación sea “aprobada”.

 

En 2016, China lanzó una base de datos en línea de todos los lamas tibetanos que pueden reencarnar. Los que no están en la base de datos no son “Budas vivientes” a los ojos del Partido. Y el Dalai Lama no está en la base de datos.

 

Aquí el Partido se enfrenta al dilema del Dalai Lama. El Partido quiere al 15º Dalai Lama pero no al 14º, al que algunos cuadros superiores le “ordenaron” reencarnar. En pos de este objetivo, el Partido se está moviendo agresivamente en áreas y países que no eran campos de actividades del Frente Unido, un órgano del Partido considerado su “arma mágica”.

 

Mongolia es el nuevo campo de actividades del Frente Unido. Estas actividades se hacen más fáciles porque Mongolia, un vasto país sin salida al mar con solo dos vecinos, China y Rusia, está en deuda con su poderoso y dinámico vecino del sur por su bienestar económico. China está explotando esta vulnerabilidad mongol para “guiar” a Mongolia en su selección de Khalkha Jetsun Dampa, el lama reencarnado más elevado de Mongolia, cuya reencarnación anterior vivió en Dharamsala durante muchos años. China quiere que Mongolia seleccione la próxima reencarnación sin ninguna consulta con el Dalai Lama.

 

Pero el problema para China es que el Dalai Lama está entronizado en lo más alto de la jerarquía espiritual del Tíbet. La legitimidad espiritual del reencarnado y su aceptación  por parte de la gente, ya sean tibetanos, mongoles o en todo el cinturón budista del Himalaya, deriva de su reconocimiento.

 

Pero China no simula su plan de juego en el reino espiritual del Tíbet. Está promoviendo al Panchen Lama designado por Beijing, creando plataformas importantes para que gane una mayor aceptación. También está promoviendo a la hija del 10º Panchen Lama con la esperanza de que arroje el peso espiritual de su padre a la elección del próximo Dalai Lama por parte del Partido. Beijing se ha alineado y está preparando a jóvenes lamas tibetanos para ayudarlo a elegir el 15 ° Dalai Lama y para mostrarle al mundo que la iglesia budista tibetana acepta su elección.

 

Al hacer estos planes, el Partido espera que sin que se dispare un solo disparo, pueda  apropiarse de la joya de la corona de la civilización tibetana y junto con ella de la buena voluntad mundial que el Dalai Lama actual ha creado para el Tíbet y su cultura.

 

El problema para China es que el concepto de la reencarnación es una cuestión de fe y no puede imponerse mediante un dictado administrativo. Esa fe será guiada por las acciones de los jefes de las cuatro escuelas del budismo tibetano y la de Bon, la religión autóctona del Tíbet, que afortunadamente están todas en la India. Y por encima de todo, será determinada por la decisión del XIV Dalai Lama.-

 

* Thubten Samphel es el director del Tibet Policy Institute, un centro de investigación de la Administración Central Tibetana.


Foto: Internet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas