EL VIAJE DE MATTHIEU RICARD A LA COMPASIÓN

Lion´s Roar

Setiembre de 2017

Por Andrea Miller

Científico, monje, autor de best sellers, humanista: cómo Matthieu Ricard descubrió que cuidar de los demás es la única respuesta.

En una tienda de campaña hecha de cabello de yak tejido, una niña de trece años revolvía queso en un caldero sobre un hogar de barro,  mientras el humo azul del fuego escapaba por una abertura en el techo. Su padre había muerto el año anterior, y ahora su madre tenía tuberculosis. Estaba tan enferma y frágil que sus ojos, demasiado grandes para su rostro demacrado, tenían una mirada extrañamente fija. Incapaz de costear la medicina necesaria, la abuela anciana de la niña estaba orando en un rincón.

Matthieu Ricard, un monje budista nacido en Francia y fundador de la organización sin fines de lucro Karuna-Shechen, se encontró con esta desgarradora escena cuando visitaba las comunidades nómadas del Tíbet oriental. Afortunadamente, él y su equipo de Karuna-Shechen pudieron ayudar.

Le dieron a la familia un suministro de medicina para un año y, mientras explicaban cómo administrarlo, la joven escuchó atentamente con incredulidad y esperanza. Cuando el equipo regresó un año después, encontraron a la chica radiante. Su madre todavía estaba usando muletas improvisadas, pero se había recuperado y ya no estaba esquelética ni en cama.

Karuna-Shechen, fundada en 2000, ha recibido cada centavo de los derechos de autor de los libros de Ricard, así como el dinero que ha ganado al dar conferencias o vender sus fotografías artísticas. El propio Ricard vive con muy poco dinero: ha dormido en el mismo saco de dormir durante treinta años y su cabaña de retiro en Nepal no tiene calefacción central, pero se estima que le ha dado un millón y medio de dólares a Karuna-Shechen.

Otros filántropos también han contribuido y, hasta la fecha, la organización ha iniciado y administrado más de 140 proyectos humanitarios en el Tíbet, Nepal y la India. Estos incluyen ayuda de emergencia para las víctimas del reciente terremoto en Nepal, capacitación de mujeres analfabetas en ingeniería solar, instalación de sistemas de recolección de agua de lluvia en regiones propensas a la sequía, establecimiento de un programa de huertas para combatir la desnutrición, construcción de nuevas escuelas y mejora de las existentes.

“En esta era actual, nos enfrentamos a muchos desafíos”,  escribe Ricard en su libro, Altruismo: El poder de la compasión para cambiarte a ti mismo y al mundo. “Uno de nuestros principales problemas consiste en conciliar las demandas de la economía, la búsqueda de la felicidad y el respeto por el medio ambiente. «Estos imperativos corresponden a tres escalas de tiempo (corto, mediano y largo plazo) en las cuales se superponen tres tipos de intereses: el nuestro, los intereses de quienes están cerca de nosotros y los de todos los seres sensibles».

«Tener más consideración por los demás es la forma más pragmática de lidiar con los desafíos de nuestros tiempos», le dice Ricard a Lion’s Roar. De hecho, «al reunirme con economistas, ecologistas, psicólogos, trabajadores sociales, modeladores globales y líderes, me di cuenta de que es la única respuesta pragmática».

Desde Thomas Hobbs hasta Ayn Rand, la idea de que los humanos son esencialmente egoístas e incluso brutales ha dominado el pensamiento occidental durante siglos. Ricard, sin embargo, cree que los seres humanos son innatamente compasivos y que tenemos la capacidad de serlo más. Hay, según él, métodos probados para aumentar sistemáticamente la compasión en nosotros mismos y en nuestra sociedad.

Aunque Ricard es plenamente consciente de que muchas personas descartarán sus ideas por ser demasiado idealistas, afirma que no es solo un buen monje budista que está confuso en los hechos. Con mil seiscientas referencias científicas sobre altruismo, Ricard tiene la ciencia de su lado.

Antes de que Matthieu Ricard fuera un monje budista, obtuvo un doctorado en biología molecular en el Instituto Pasteur de París, donde su principal asesor fue un premio Nobel.

En 1966, cuando Ricard tenía veinte años, su interés por el budismo fue provocado por algunas películas sobre grandes lamas tibetanos que habían huido de la invasión china. Entre su padre, el filósofo Jean-François Revel, su madre,  la pintora Yahne Le Toumelin y su tío, el navegante y explorador Jacques-Yves Le Toumelin, Ricard pasó toda su vida en reunión con personas destacadas en una amplia gama de campos. Sin embargo, eso no preparó a Ricard para estos lamas.

«Los grandes artistas, científicos, filósofos, etc. son admirados por sus habilidades particulares, como pintar, tocar el piano o resolver ecuaciones matemáticas», dice. Los maestros budistas tibetanos, por otro lado, eran expertos en ser buenos seres humanos. En sus palabras, él estaba «extremadamente inspirado, extremadamente impresionado».

Ricard consiguió un vuelo barato a la India, donde conoció al maestro budista tibetano Kangyur Rinpoche y pasó tres semanas viviendo con él y su familia en una cabaña de madera de dos habitaciones en Darjeeling. En ese momento, Ricard no hablaba tibetano y apenas hablaba inglés, por lo que apenas entendió una palabra de las enseñanzas que escuchó. Sin embargo, tuvo la sensación de que Kangyur Rinpoche era un poco como el sol. «El sol permite que todos los cultivos crezcan, que todos los frutos maduren», dice Ricard. «Da calidez pero no espera nada a cambio».

Durante seis años, Ricard dividió su tiempo entre el Himalaya y Francia, pero sintió que era como tratar de coser con una aguja de dos cabezas o quedarse sentado entre dos sillas. Así que en 1972, después de completar su disertación sobre genética celular, dejó atrás su prometedora carrera científica para dedicarse plenamente al estudio budista en Asia.

En su libro Felicidad: una guía para desarrollar la habilidad más importante de la vida, Ricard describe al budismo. «Era una ciencia mental rica y pragmática, un arte altruista de la vida, una filosofía significativa y una práctica espiritual que conducía a una transformación interior genuina», escribe. «Nunca me he encontrado en contradicción con el espíritu científico como lo entiendo, es decir, como la búsqueda empírica de la verdad».

Durante veinticinco años, Ricard vivió aislado del mundo en general, sin radio ni periódicos. Estudió intensamente con Kangyur Rinpoche hasta su muerte en 1975, y luego estudió con el maestro Dzogchen Dilgo Khyentse Rinpoche, uno de los maestros budistas tibetanos más importantes del siglo veinte. Pasó años en el retiro contemplativo.

La vida tranquila y anónima de Matthieu Ricard llegó a su fin en 1997, cuando un editor propuso que él y su padre entablaran un diálogo para desentrañar el significado de la vida. Publicado como El monje y el filósofo, el libro fue un gran éxito. Más de 350.000 copias fueron impresas en Francia y fue traducido a 21 idiomas. Ricard fue empujado a renovar sus lazos con el mundo científico.

Participó en un diálogo con el astrofísico Trinh Xuan Thuan, que se publicó como The Quantum and the Lotus: Un viaje a las fronteras donde se encuentran la ciencia y el budismo. Participó en reuniones en el Instituto Mind & Life, una organización inspirada por el Dalai Lama, que se fundó para fomentar el diálogo entre eruditos y científicos budistas.

En el 2000, los intereses de Ricard en la ciencia y la compasión se juntaron cuando se unió al neurocientífico Richard Davidson del Centro para la Investigación de Mentes Saludables en Madison, Wisconsin. Ricard, en sus palabras, «fue un conejillo de indias» para los proyectos de investigación de vanguardia que analizan los efectos a corto y largo plazo de entrenar la mente a través de la meditación.

Para las primeras pruebas, estuvo confinado a las ruidosas garras claustrofóbicas de una IRMf durante más de tres horas mientras practicaba varios tipos de meditación: concentración, visualización y compasión. Para mucha gente, tanto tiempo en una máquina de este tipo sería una prueba que podría llevar al pánico, pero al final de la sesión agotadora de Ricard, salió sonriendo. «¡Eso fue como un mini retiro!», exclamó.

Las exploraciones de resonancia magnética nuclear revelaron que Ricard y otros meditadores expertos, aquellos que habían practicado durante al menos 10.000 horas, mostraron niveles extraordinarios de actividad en la corteza prefrontal izquierda del cerebro, que se asocia con emociones positivas. La actividad en el lado derecho, que maneja los pensamientos negativos, fue suprimida. Cuando los resultados de los experimentos de Madison se dieron a conocer al público, los medios le dieron a Ricard un memorable apodo. Fue conocido como «el hombre más feliz del mundo».

«La gente a menudo confunde la felicidad con el placer», dice Ricard. “Pero la felicidad no es comer helado. Es una forma de ser, y una forma de ser no es solo una cosa. Es un conjunto de cualidades humanas básicas, entre las cuales la libertad interior es central. Si eres feliz, no eres el esclavo de tu reflexión. Estas libre del odio, el deseo obsesivo, los celos, la arrogancia, etc.

«Esa libertad te da paz interior y, por lo tanto, una confianza muy diferente de la autoestima narcisista. Debido a que tienes los recursos internos para lidiar con los altibajos de la vida, estás menos preocupado por ti mismo. Sabes que pase lo que pase estarás bien. Así que no te sientes vulnerable, no estás tratando de sobreprotegerte y estás naturalmente abierto a los demás.

«La felicidad egoísta no existe», continúa Ricard. «Cuando estás completamente egocéntrico, yo, yo, yo todo el día, eliminas todo lo que pueda amenazar tu ego, amenazar tu comodidad. Esto hace que la vida sea miserable. Estás constantemente amenazado, porque el mundo simplemente no es un catálogo de pedidos por correo para todos tus deseos”.

El altruismo, según Ricard, no requiere que sacrifiquemos nuestra propia felicidad. De hecho, un estado de ánimo benevolente, que se basa en una correcta comprensión de la realidad interdependiente, conduce a una situación de ganar-ganar. Crecemos y, al mismo tiempo, beneficiamos a todos los que nos rodean.

Matthieu Ricard ha sido el intérprete de francés del Dalai Lama desde 1989, y recuerda que, hace unos años, se estaba preparando para retirarse en las montañas de Nepal cuando Su Santidad le dio este consejo: «Al principio, medita sobre la compasión. En el medio, medita sobre la compasión. Al final, medita sobre la compasión”.

Para meditar sobre el amor y la compasión altruistas, Ricard ofrece estas simples instrucciones. «Primero piensas en alguien cercano a ti», explica. «Le das un amor incondicional y bondad. Luego, gradualmente, extiendes este amor a todos los seres, y continúas de esa manera hasta que toda tu mente esté llena de amor. Si notas que este amor va disminuyendo, lo revives. Si te distraes, devuelves tu atención al amor”.

La preocupación por los demás es una parte natural del ser humano, dice Ricard, pero también es una habilidad que podemos cultivar. En el altruismo, Ricard atrae nuestra atención a un juego pro social creado en la Universidad de Zúrich, que brinda a las personas la oportunidad de ayudar a otros participantes a superar un obstáculo, pero corriendo el riesgo de obtener una puntuación más baja.

De dos a cinco días antes de jugar el juego, los participantes recibieron una breve capacitación sobre cómo meditar sobre la compasión o sobre cómo mejorar la memoria. El experimento mostró que los participantes que habían sido entrenados en meditación tenían más probabilidades de ayudar. Además, un aumento del comportamiento pro-social hacia los extraños era proporcional al período de tiempo dedicado a la compasión.

«De la misma manera que un médico se capacita durante seis a siete años para dominar su experiencia, si quieres ayudar a los demás, no es como si pudieras despertarte por la mañana pensando: ‘Hoy voy a cambiar el mundo ‘. Hay que construir algunas cualidades”.

Sin embargo, enfatiza que debemos entender esto acerca de la compasión: si carecemos de compasión por algunos, corremos el riesgo de carecer de compasión por todos.

“Si tienes compasión por todos, pero no por un determinado grupo étnico o animales”, dice, “entonces estás matando parte de tu resonancia empática con otros. Terminas deshumanizando a un grupo de seres humanos o sacando animales, de la esfera de tu consideración».

«Para avanzar hacia una sociedad más altruista», escribe Ricard en Altruismo, «es esencial que los altruistas se asocien entre sí y unan fuerzas. En nuestro tiempo, esta sinergia entre cooperadores y altruistas ya no requiere que se reúnan en la misma ubicación geográfica, ya que los medios de comunicación contemporáneos, en particular las redes sociales, permiten el surgimiento de movimientos de cooperación que unen a un gran número de personas que están geográficamente dispersas».

En muchas organizaciones de ayuda, las personas comienzan con la buena intención de aliviar el sufrimiento, luego son víctimas de deficiencias humanas, choques de egos y, peor aún, de corrupción. La ayuda humanitaria se descarrila, termina en el bolsillo de alguien o simplemente se pierde en el caos burocrático.

«La ONU considera que es un éxito si el 50 por ciento de los fondos de una ONG llega a la gente que debería», dice Ricard. Pero en el caso de Karuna-Shechen, el 98 por ciento de sus fondos alcanza su objetivo; solo el 2 por ciento restante se utiliza para cubrir gastos generales. «Atribuyo esto», continúa Ricard, «al hecho de que en Karuna-Shechen todos compartimos la misma visión, el mismo tipo de entrenamiento y dedicación».

Karuna-Shechen ofreció recientemente tres talleres de capacitación vocacional a mujeres en India. A las mujeres se les enseñó cómo hacer velas y palitos de incienso, así como dos tipos de bocadillos. Las estudiantes más prometedoras recibieron capacitación adicional y luego, se les asignó una unidad de producción de velas temporal.

Las mujeres ahora trabajan desde las 10 a.m. hasta las 4 p.m. Seis días a la semana y producen 150 velas por día en diferentes colores y formas: árboles de Navidad verdes, corazones de color rosa, estatuillas tradicionales de la India. Reciben las ganancias de la venta de sus productos en los mercados locales, además de que reciben un salario de aprendiz y sus costos de comida y transporte están cubiertos.

Rinku es una de las mujeres que ahora hacen velas. «Aprender este nuevo oficio no solo me ayudará a iniciar mi propio negocio, sino que también mejorará las condiciones de vida de mi familia al agregar ingresos a nuestro hogar», dice ella. «Usaré parte del dinero para ayudar a pagar la educación de mis hermanos».

Las mujeres se enorgullecen de haber sido seleccionadas entre todas las que participaron en la sesión de capacitación inicial, porque saber cómo hacer y vender artículos puede ser la diferencia entre tener y no tener una vida decente. Las oportunidades de empleo para las mujeres rurales son pocas, y lo que está disponible es generalmente un trabajo agotador, como cargar ladrillos o pasar largas horas en campos bajo el sol de India.

Con mayor preocupación por los demás, Ricard escribe en Altruismo: «Todos actuaremos con la visión de remediar la injusticia, la discriminación y la pobreza». Además, dice, «si nos importa el destino de las generaciones futuras, no sacrificaremos ciegamente su bienestar para nuestros intereses efímeros, dejando solo un planeta contaminado y empobrecido para aquellos que nos siguen. Por el contrario, tratemos de promover una economía solidaria que aumente la confianza recíproca y respete los intereses de los demás».

Mientras que Matthieu Ricard es un campeón del altruismo y la compasión, también es contundente. Él quiere que cultivemos la benevolencia. Entonces él quiere que hagamos más. «Si la compasión sin sabiduría es ciega», dice, «la compasión sin acción es hipócrita».-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas