Huellas en el agua que fluye

¿Recuerdas ese día a principios del otoño, al mediodía,

en nuestra peregrinación al monasterio de Deprung?

Una mujer sentada a la orilla

de un arroyo de montaña

sumergiendo suavemente algunas láminas de cobre brillante

una y otra vez en el agua que fluía.

Las sumergía y las levantaba.

El cobre, grabado con imágenes de bodhisattvas,

grabado con palabras de bodhisattvas.

Las piezas de cobre, unidas

con fuerte cordel, similar a un pincel,

el agua, su papel, sobre el cual escribía una oración.

Cada lámina de cobre era un bloque de impresión.

que se estampaba en el agua que fluía,

sus imágenes cambiando en un abrir y cerrar de ojos.

impresas con las imágenes de bodhisattvas,

impresas con las palabras de bodhisattvas,

Esta agua serpentea a través de este mundo de polvo.

Y esto: aquellos que no pueden ver

cómo se estampa el agua ofrecen una sonrisa vana.

Y esto: yo, que puedo ver, creo sin duda,

y así lo revelan las oraciones del cobre.

Tsering Woeser

Traducción libre al español: Aloma Sellanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *