LO QUE EL RÉGIMEN NO PUEDE QUEBRAR

 

 

TPL

26 de enero de 2017

Los atentados del régimen chino contra el “ser” tibetano son permanentes y lejos de cesar, se incrementan. A los peregrinos tibetanos, residentes en Tíbet y con pasaporte legal chino, que quisieron estar presentes en India durante el reciente Kalachakra, les pusieron todos los obstáculos posibles. A los que ya habían emprendido el viaje, los obligaron a volver valiéndose de todo tipo de advertencias y amenazas si no lo hacían, advertencias y amenazas que recayeron directamente en los familiares que quedaron en el Tíbet. Fue así que miles volvieron sin poder recibir las enseñanzas,  aunque llevando consigo las confortadoras palabras del Dalai Lama en cuanto a que los tendría bien presentes a todos ellos cuando impartiera las mismas.

Los “rebeldes” que siguieron adelante con su viaje ahora están enfrentando la cólera cruel y ridícula de un régimen cada vez más desorientado a la hora de intentar diezmar la cultura tibetana. Una de las primeras medidas a las que se enfrentan cuando retornan es a la rotura de sus pasaportes, un acto agresivo cometido por funcionarios de un gobierno inútil, absurdo y violento.

Se suma así otra medida atentatoria contra la libertad de los tibetanos que empequeñece a quienes la llevan a cabo al tiempo que el espíritu tibetano se vuelve cada vez más sólido e inquebrantable.-

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas