LOS MOVIMIENTOS DIPLOMÁTICOS DE INDIA CON RESPECTO AL TÍBET

 

The Wall Street Journal

Por Harsh V.Pant

Editado y traducido por TPL

16 de enero de 2017

Recientemente India anunció que dará la bienvenida al Dalai Lama, en una conferencia internacional sobre budismo, en el estado de Bihar, en marzo. Ignorando las protestas del gobierno chino, India también permitirá al Dalai Lama visitar el estado de Arunachal Pradesh, el que China reclama como parte de su propio territorio y llama Tíbet del Sur. Esto representa un gradual pero significativo cambio en la política de India hacia Tíbet, y fluye directamente de la negativa de China de reconocer las preocupaciones sobre seguridad de India.

Cuando Narendra Modi asumió el poder en 2014, su gobierno dudó en reconocer abiertamente interacciones con el Dalai Lama, cediendo algo de terreno a las sensibilidades chinas. Pero el mes pasado, el presidente Pranab Mukherjee hospedó al Dalai Lama en una cumbre mantenida en su residencia oficial, el primer encuentro en décadas entre un presidente indio en ejercicio y el líder tibetano.

China reaccionó fuertemente a esta reunión, diciendo que Nueva Delhi estaba irrespetando uno de los intereses centrales de Beijing. Nueva Delhi replicó que el Dalai Lama es un reverenciado líder espiritual y que se trataba de un evento no político. China ha objetado también la visita planeada por el Dalai Lama a Arunachal Pradesh, diciendo que dañaría los lazos bilaterales.

Nueva Delhi parece reconocer que sacrificar los intereses del pueblo tibetano no le ha dado a  la India beneficio alguno, ni ha habido tranquilidad en los Himalayas en las últimas décadas. Desde 2010, Nueva Delhi ha dejado de referirse al Tíbet como parte de China en declaraciones conjuntas con Beijing. En China la agresividad crece, los dirigentes indios se encuentran con menos fuerza para afectar el comportamiento chino, entonces apoyar los derechos legítimos del pueblo tibetano podría ser un intento para establecer nuevas condiciones de compromiso con Beijing.

Esto encaja con el interés más amplio del gobierno de Modi en la promoción del budismo como un medio para cultivar lazos con los vecinos y expresar la herencia ancestral de la India. El propio Primer Ministro ha visitado la ciudad india de Bodh Gaya, la cuna del budismo.

Queda por ver cuán lejos irá el gobierno de Modi en desafiar a China.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas