No hacer nada: desobediencia civil en China

 

 

East Asia Gazette

Por Thupten Samphel

10 de junio de 2021

 

Algo está sucediendo en China.

No es una revolución, ni un movimiento. Es una nueva actitud ante la vida. Esta nueva actitud se está convirtiendo en repulsión por el capitalismo clientelista y el ritmo frenético de la vida en China, donde el dinero es el rey y el resto no cuenta para nada.

Esta nueva actitud que se está extendiendo entre los chinos de veintitantos y treinta y tantos años se denomina «no hacer nada».

La teología del no hacer nada es «no trabajar, no comprar bienes raíces, no casarse y no tener hijos».

No sabemos cuántas personas jóvenes en China abrazan este giro individual o colectivos hacia el ascetismo o la austeridad, pero según la NTDTV, que publicó la historia el 4 de junio de este año,  en el 31er. aniversario del movimiento pro democracia, dice que la «tendencia está creciendo».

Según lo informado por NTDTV, un internauta chino dice: “No importa cuánto trabajes, no puedes hacerte rico. Eres simplemente una herramienta que otras personas usan y desechan cuando se desgasta. Piénsalo, de hecho, no necesitamos estar tan cansados ​​».

Otro internauta agrega: “La mayor devaluación en nuestra sociedad no es la devaluación de nuestra moneda, sino la devaluación de nuestros esfuerzos. Este es lo más desesperante».

NTDTV cita a otra persona: «¡No hacer nada refleja la decepción extrema de una persona en el futuro y la desesperación extrema en (la falta de) justicia social!»

Según el informe de NTDTV, otro comentario en las redes sociales chinas agrega: “La brecha entre ricos y pobres es cada vez más amplia. Hay 600 millones de chinos con un ingreso mensual de menos de 150 dólares (1000 yuanes chinos), por lo que tienen que controlar sus tentaciones y no hacer nada».

¿Cuál es la reacción de Pekín a estos comentarios que reflejan el puro agotamiento de los jóvenes de China en esta tremenda carrera de locos y su negativa a ser esclavos del dinero?

La reacción oficial cuando Pekín notó la tendencia ha sido de creciente nerviosismo.

NTDTV cita a los medios estatales diciendo: «Si esto se vuelve popular entre los jóvenes, se convertirá en una fuerza de resistencia y desafiará la estructura social existente».

Otro medio estatal, citado por NTDTV, ordena a los jóvenes de China que acepten su destino. Deben levantarse y ponerse a trabajar. No se les permite estar acostados.

¿Qué les está pasando a los jóvenes de China en estos días? Una vez hicieron la revolución comunista china y casi la derribaron en 1989.

El 4 de mayo de 1919, los estudiantes chinos se levantaron en multitudes masivas para protestar por el Tratado de Versalles que era descaradamente desfavorable para China.

Durante la Revolución Cultural, los Guardias Rojos al mando de Mao casi provocaron una guerra civil. Ya sea con razón o sin ella, visionaria o destructiva, la juventud de China estaba entonces llena de energía.

Entonces, ¿por qué la actual apatía, letargo y pérdida de objetivos?

La creciente desigualdad es una de las razones. Los súper ricos de China, el 1% de la población, poseen la mayor parte de la riqueza del país comunista. Y los jóvenes chinos no quieren casarse porque no hay suficientes mujeres para todos gracias a la estricta imposición y aplicación de la política del hijo único durante décadas.

Más importante aún, el Partido Comunista Chino le ha robado al sector más productivo de la población trabajadora china sus esperanzas, aspiraciones y sueños.

El sueño de China del presidente Xi Jinping se ha convertido en la pesadilla de los jóvenes.

Es por eso que este creciente boicot social en China hoy, si gana fuerza, tendrá consecuencias sociales, económicas y políticas desgarradoras para todo el país.

Thupten Samphel, es ex director del Instituto de Política del Tíbet.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.