Nuevos Controles Sobre Centro Monástico Tibetano

 

La autoridad religiosa y educativa cambia a los cuadros del Partido

Human Rights Watch (Editado)

24 de enero de 2018

Las autoridades chinas han impuesto nuevos controles administrativos sobre el centro monástico budista tibetano de Larung Gar que violan la libertad de religión, dijo hoy Human Rights Watch.

Según un documento oficial obtenido por Human Rights Watch, unos 200 funcionarios del Partido Comunista y funcionarios laicos se harán cargo de toda la gestión, finanzas, seguridad, admisiones e incluso la elección de libros de texto en el centro, después de las demoliciones y las expulsiones de 2017.

“Los nuevos controles del gobierno sobre Larung Gar contradicen las afirmaciones del Partido de que China respeta las creencias religiosas protegidas por la Constitución”, dijo Sophie Richardson, directora de Human Rights Watch, en China. “La micro gestión del monasterio tibetano viola la libertad religiosa y es probable que alimente el resentimiento contra Beijing”.

El documento enfatiza una mayor seguridad y un mayor control de los monjes y monjas, exigiendo límites rígidos sobre los números permitidos para permanecer allí y una vigilancia continua de la población del monasterio mediante el establecimiento de un sistema de “administración de red” en todo el asentamiento. También establece que todos los residentes y visitantes estarán sujetos a un “registro de nombre real”, que los monjes deben llevar etiquetas rojas, mientras que las monjas tendrán etiquetas amarillas, y los devotos legos tendrán verdes.

“La toma administrativa de Larung Gar por parte de los funcionarios del Partido muestra que el objetivo del gobierno no era simplemente reducir los números en el asentamiento”, dijo Richardson. “Las autoridades chinas también están imponiendo control y vigilancia generalizados sobre cada nivel de actividad dentro de las comunidades religiosas”.

Según el documento, el 40 por ciento de la enseñanza en el Instituto Budista Larung Gar ahora debe consistir en clases de política y otras materias no religiosas. El criterio principal para aceptar estudiantes será si “tienen una posición política firme, aceptando la Madre Patria, a los chinos, la cultura china, el Partido Comunista Chino y el socialismo con características chinas”. Los objetivos de estudio incluyen “honrar y apoyar al Partido Comunista Chino y el sistema socialista” y entrenar a monjes que “defiendan la unificación de la Patria, la unidad de nacionalidad y la religión patriótica y cumplan sus promesas.”

Sólo los residentes de la provincia de Sichuan podrán aplicar; salvo en casos excepcionales, se eliminarán las solicitudes de monjes y monjas de otras áreas tibetanas, lo que ha sido una marca distintiva de Larung Gar. Desde 2008, las autoridades chinas han impuesto límites similares a otros importantes monasterios tibetanos, prohibiéndoles aceptar monjes y monjas de fuera del área local. El documento también indica que se tomarán medidas para evitar que aquellos que han sido expulsados ​​vuelvan al asentamiento.

El programa parece diseñado para micro gestionar las instituciones religiosas en lugar de cerrarlas, y producir una nueva generación de maestros budistas entrenados igualmente en doctrina religiosa e ideología estatal para “adaptar el budismo tibetano a la sociedad socialista.”

“Las últimas incursiones del gobierno chino en Larung Gar muestran un intento pernicioso de ejercer un control extremo sobre la práctica religiosa”, dijo Richardson. “Esta es una amenaza inmediata a la libertad religiosa de todos los tibetanos, pero una amenaza a largo plazo para todos los chinos.”

 

Foto: Imagen de archivo de las demoliciones del Centro en 2017

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas