Una Activista del Sur

Una Activista del Sur

Tíbet Patria Libre

28 de mayo de 2018

Brigitte Leisinger es activista por la causa tibetana y practicante de budismo zen desde hace años. Al encontrarse de visita en Montevideo para presentar su exposición fotográfica, Rincones de un Pueblo Chico,* en la que ha captado distintos momentos y lugares de La Unión, un pueblo del sur de Chile, hemos aprovechado para mantener una charla con ella.

 

Brigitte nació en Krefeld,  Alemania, pero desde muy joven comenzó a recorrer el mundo, siendo Sudamérica un destino al que no sólo visitó, sino que eligió para quedarse, primero en Brasil y luego en Chile, donde reside actualmente, en un campo cercano a ese pueblo que ha motivado la exposición que está realizando.

Brigitte cuenta que su relación con el budismo comenzó siendo una adolescente, tiempo en el que accedió a algunas lecturas sobre el tema, pero que fue cuando llegó a Santiago de Chile, a mediados de los noventa, cuando se acercó a una sangha del budismo tibetano. Tras una breve experiencia en la misma, continuó su búsqueda espiritual hasta que una amiga, practicante de budismo zen, “me indicó un grupo, y cuando llegué a la primera meditación, me senté y pensé, he llegado a casa.” Empezó entonces una práctica que continúa hasta el presente, la que ha mantenido incluso al mudarse al sur, donde no ha sido fácil formar parte u organizar grupos practicantes.

¿Qué le ha dado el budismo zen a tu vida?

Puedo decir que me hizo mejor persona… puede sonar muy soberbio decir, soy mejor persona, pero mirándolo con cierta objetividad, es así… por ejemplo de ser una persona proclive a perder la paciencia, he pasado a manejar mucho mejor este aspecto, pero no imponiéndome, diciendo ‘tienes que tener más paciencia, tienes que ver los puntos de vista de los demás, no sólo el tuyo…’ sino que eso se fue dando de a poco, naturalmente, de pronto te das cuenta que cuando enfrentas una situación específica, algo ha cambiado, que ya no reaccionas de la misma forma como reaccionabas antes, es un proceso… hace poco, durante la enfermedad de mi papá, sentí que todos esos años de práctica me hicieron llevar relativamente bien la situación.

La meditación del budismo zen es una práctica de la atención, tú estás sentado sobre tu cojín, contra la pared, inmóvil y con la atención en la respiración y en la postura, y eso lleva a que después de un tiempo de práctica, en un lugar apropiado, con el silencio apropiado, puedas llevar esa práctica a tu vida diaria. Una vez le preguntaron a un maestro, ¿qué es el zen? Y él dijo, “dormir cuando duermes, tomar té cuando tomas té, pelar papas cuando pelas papas” o sea estar atento a lo que estás haciendo.

¿Cómo te vinculas a la causa tibetana?

La misma amiga que me vinculó al zen, me vinculó a la causa, a la cual ella estaba relacionada desde hacía tiempo. Yo admiraba mucho a Su Santidad el Dalai Lama, pero de la causa no conocía prácticamente nada. Me impresionó la respuesta pacífica del pueblo tibetano hacia la opresión que padece desde hace tantos años. He realizado exhibición de documentales sobre la cuestión tibetana en ciudades cercanas a donde vivo, Osorno y Valdivia, intentando llevar información sobre un tema que es desconocido para mucha gente, lo que habla lamentablemente de la eficiencia del régimen chino para mantenerlo oculto. Actualmente mi colaboración más importante la realizo en una página, https://www.facebook.com/Amigos-de-Tibet-/ a través de la que intento mantener actualizados a los lectores sobre la realidad tibetana, felizmente contamos con un buen número de seguidores.-

———————————-

  • La exposición Rincones de un Pueblo Chico se inaugura hoy a las 19, en el Ateneo de Montevideo, Plaza de Cagancha 1157, a quienes se encuentren en Montevideo le extendemos la invitación. La exposición seguirá hasta el 22 de junio.-
  • Foto: Brigitte con Su Santidad el Dalai Lama, 2006.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas